FANDOM


131A-131B

SCP-131-A y SCP-131-B

Ítem #: SCP-131

Clase de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: Ningún Procedimiento de Seguridad Especial debe llevarse a cabo en SCP-131-A y SCP-131-B. Ellos son libres de transitar por el Sitio-19, siempre y cuando no traten de entrar en áreas restringidas o intente salir de la instalación. El contacto casual con SCP-131 está permitido, pero se recomienda que dicho contacto se mantenga mínimo con el fin de evitar que SCP-131 se encariñe con algún miembro del personal. El paradero de SCP-131 debe registrarse cada hora; el fracaso por localizar su presencia en aquellos momentos constituye una situación de Bloqueo de Nivel Uno. Cualquier denuncia de abusos o maltratos hacía SCP-131 resultarán en la dura reprimenda de los atacantes.

Descripción: SCP-131-A y SCP-131-B (Afectivamente apodados como "Eye Pods" por el personal) son un par de criaturas con la forma de una lágrima que miden aproximadamente 30 cm (1 Pie) de altura, con un solo ojo azul en el centro de sus cuerpos. SCP-131-A tiene un color naranja fuego mientras que SCP-131-B tiene un color amarillo mostaza. En la base de cada criatura se encuentra una protuberancia parecida a una rueda que les permite la locomoción, lo cual sugiere que las criatura pueden tener un origen biomécanico. SCP-131 pueden moverse sorprendentemente rápido, abarcando más de 60 m (200 Pies) en cuestión de segundos. SCP-131, sin embargo, carece de un sistema de frenado, lo cual ha llevado a las criaturas a tener algunos contratiempos divertidos. SCP-131 también han demostrado tener la capacidad de subir por superficies escarpadas, y se han perdió en los conductos de ventilación en más de una ocasión.

SCP-131 parecen tener la inteligencia de un gato domestico común, y una insaciable curiosidad. La mayoría de las veces ruedan alrededor de la instalación, observan al personal trabajar, y observan a otros SCPs de Clase Segura. SCP-131 parecen ser capaces de comunicarse entre si a través de balbuceos agudos intraducibles. SCP-131 nunca han sido observados parpadear, incluso en los laboratorios cuando SCP-131 fue grabado en vídeo por más de 18 horas consecutivas.

SCP-131 parecen responder bien a cualquier afecto que se les de y rápidamente apegarse al dador de dicho afecto, de la misma manera en que los cachorros se apegan a los humanos. Ellos seguiran a cualquiera o a cualquier cosa si se han apegado a estos, incluso a las áreas normalmente restringidas. Aunque curiosos, SCP-131 han demostrado sentir el peligro en sus proximidades, y si el objeto de su apego se acerca a algo peligroso (Por ejemplos, SCPs de clase Euclid o Keter) ellos rodearan los pies de su acompañante (O las extremidades apropiadas) al mismo tiempo que balbucean en un tono aterrorizado, como si intentaran advertirle del peligro. Debido a los peligros diarios que el personal del Sitio-19 encara al estudiar SCPs de Clase Euclid y Keter, se recomienda que el personal evite intentar apegarse a SCP-131, con el fin de no ser distraídos durante operaciones y experimentos delicados y evitar que SCP-131 se ponga en peligro (Ver Addendum 131-1). Si SCP-131 es ignorado por el objeto de su apego por largos periodos de tiempo, estos perderán el interés y volverán a sus actividades normales.

Cabe destacar que SCP-131 no requieren realmente de algún cuidado o mantención por parte del personal del Sitio. No comen, no defecan, y tampoco duermen. Aparentemente el único sustento que requieren es estimulación visual (Aunque esto requiere de mayores estudios para verificarse).

SCP-131 fueron encontrados en un campo de maíz en las afueras de ████████████, en el año 19██. SCP-131 fueron trasladados inmediatamente al Sitio-19 a través de [DATOS EXPURGADOS] y luego fueron degradados a la Clase Segura y se les dejo transitar libremente por el Sitio una vez que quedó claro que no estaban transmitiendo lo que veían a ninguna potencia extranjera hostil.

Addendum 131-1: Durante un incidente que tuvo lugar el ██/██/████, SCP-131 siguieron a uno de los miembros del personal de limpieza a la contención de SCP-173. Después de que sus intentos por advertir al objeto de su afecto del peligro fueran ignorados, las criaturas entraron en la contención y se posicionaron al lado de los dos miembros del personal en servicio. Una vez dentro, el personal observó a SCP-131 estando parados frente a SCP-173 y mirándolo con atención, como si se hubiesen dado cuenta de que puede moverse solo cuando no es observado. El miembro del personal de limpieza ignoró la presencia de SCP-131 y continuó con la limpieza bisemanal según los Procedimientos Estándar. Cuando el equipo de limpieza se fue, SCP-131 también lo hicieron, rodando hacía atrás su ruedas lentamente sin quitar su vista de SCP-173. Se está considerando actualmente el uso de SCP-131-A y SCP-131-B como "guardianes" de SCP-173 (Y tal vez también para otros SCPs que requieran de observación constante, tales como SCP-689).

                                                                                « Créditos »


Autor: Lt Masipag

Traductor: Dc. Yerko

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.