FANDOM


En una habitación oscura, un banco de pantallas de monitoreo iluminaban un rostro pálido. El resplandor marrón oxidado de las tomas de vídeo le daban más color a Roger Little de lo que lo había hecho el Sol en los últimos meses. Medio kilómetro al norte y dosciento metros más abajo, un dron de vigilancia automatizado se abría paso lentamente a través de una serie de pasillos metálicos corroídos.

Todo estaba extrañamente silencioso, sin contar el zumbido de las computadoras y los ventiladores. Roger jugueteó con el volumen antes de verificar si todo estaba bien con el sistema de audio. Nada. Nada más que los ruidos del dron mismo. Sin llantos, sin crujidos, sin gritos. Solo el suave clic clack del dron.

Roger miró la hora. El dron debería haberlo alcanzado ya hace un rato. Entrecerró los ojos entre la luz y movió el dron hacia ella. No había nada más que láminas de metal oxidado esparcidas por un piso de metal también oxidado, probablemente caído de las paredes y techo.

Luego de varios minutos de búsqueda, Roger se frotó las sienes. Tamborileó con los dedos sobre su pequeño escritorio de metal y respiró profundo. Estiró su brazo y recogió el voluminoso teléfono de plástico que estaba al borde de su escritorio. Marcó el número y solo tuvo que esperar unos cuantos segundos antes de que la llamada fuera respondida.

"¿Señor? Soy Roger Little, de Vigilancia. Puede que tengamos un problema"


En los fríos confines del espacio, un satélite hacía la tarea para la que fue hecho hace más de una década. Colgado de las garras más débiles de la gravedad de la Tierra, observaba a un hombre que vagaba por allí.

El hombre, sin embargo, hacía algo muy alejado de su status quo. Él estaba corriendo. Corriendo a través del sofocante calor del suroeste de los Estados Unidos en pleno verano, sobre tierra quemada, bajo un sol abrazor. El Señor Perdido corría.

En su persecución, un hombre de cabellos rojos como el fuego. Su chaqueta negra estaba desabrochada, rompiéndose detrás de él como chispas de fuego saltando a la inexistencia, también rojo, pero de un tono mucho más apagado que el de su cabello. Estaba alcanzando a Perdido, quién continuaba corriendo y cometiendo el error de mirar por detrás de sus hombros. Cada mirada parecía que le daba más velocidad al pelirrojo.

La eventual colisión dejó a Perdido tendido en el suelo por un momento antes de intentar escabullirse. El segundo hombre se levantó en un instante. Se sacudió y esperó un momento antes de continuar con su persecución. Caminó justo detrás de Perdido por un tiempo, hasta que intentó levantarse. El perseguidor pateó a su objetivo de vuelta al suelo. Esto se repitió por un tiempo hasta que el hombre pelirrojo agarró al hombre de la chaqueta verde y lo arrastró en dirección opuesta.

Finalmente se encontraron con un tercer hombre, quien se encontraba sentado en una roca llena de flores. La sangre y el óxido se aferraban a cada centímetro de su cuerpo. Con lo que parecía ser un esfuerzo considerable para él, este se levantó, y dio dos pasos antes de caer.

El rojo tomó al oxidado de la camisa y lo levantó sobre su hombre de una manera rápida pero no desagradable. Mientras tanto, el Señor Perdido seguía sujeto a su mano opuesta. Tras lo que parecía ser un suspiro de satisfacción, el hombre rojo caminó hacia el este.


Un O5 dejó caer un cigarro apagado sobre la elegante superficie de su escritorio. Delante de él, un vídeo en su monitor que acababa de terminar. Más allá de eso, su secretaria se mantuvo firma.

Ella hizo una pequeña mirada a sus portapapeles. "Como puede ver, señor, el humanoide desconocido capturó tanto a 2933 como a 920. Demás vigilancia de múltiples fuentes apuntan a que ahora se dirige a una de nuestras instalaciones".

El Supervisor ojeó el cigarro, dándole algunas vueltas. "Dado el contexto, supongo que es fácil adivinar de quien se puede trata la entidad".

"Atacó a dos de las tres anomalías de los Pequeños Señores que no hemos podido contener adecuadamente y ahora parece dirigirse al Sitio donde tenemos a los otros diecisiete. Eso combinado con su apariencia en general, pues, sí. El número catorce de la lista, el Sr. Redd".

"Bloqueen el Sitio. No sabes que es capaz de hacer Redd. Considerando que fue capaz de escapar de 2933-1 y de arrastrar a 920 durante más de cien millas sin parar, no es algo que querramos descubrir de primera mano, y menos en una instalación activa".

La secretaria asintió y fue directo a su escritorio. Ahora solo, el Supervisor levantó su cigarro y lo giro entre sus dedos. Volvió en reproducir los vídeos enviados y, en silencio, pensó para si mismo.

Eventualmente su secretaria regresó y, después de una breve espera, regresó con una orden recién sellada. Solo otra vez, O5-4 deslizó su encendedor por la mesa de una mano a la otra y lo pulsó varias veces antes de que finalmente dejará salir una llama.


Un grupo de gente sentada en una sala llena de monitores. No exactamente como la descrita anteriormente, la cual era simplemente un hombre cumpliendo con sus obligaciones. Como la puerta lo afirmaba tan audazmente con un "Sitio de Seguridad ██"[1], este era una estación de seguridad para un Sitio de La Fundación, llena de atentas personas con transmisiones en vivo que abarcaban casi todos los pasillos y esquinas del lugar, incluyendo vídeos en tiempo real de varias celdas de contención, brindadas a ellos por los equipos de contención de cada celda.

Una atenta chica se sentó en su silla, mejor de lo que ya su perfecta postura era. Comenzó a entrecerrar los ojos en uno de los monitores que mostraba la transmisión de una cámara de seguridad en el interior profundo de la instalación, bien lejos de cualquiera de las entradas.

Dentro de la escena podían verse tres hombres. Uno tenía puesto una chaqueta negra y roja, otro tenía un abrigo de metal, y el último una sudadera con capucha verde. El primero arrastraba al tercero y cargaba al segundo, quien gemía y chirriaba como un un mecanismo oxidado en pena.

Ella se preguntaba como llegaron allí a pesar de tener todo cerrado y nadie más había dicho nada acerca de ellos. La trabajadora se lo señaló a su superior lo más rápido que pudo lo que acababa de ver. Pero cuando intentó señalar al grupo de hombres en su monitor, ya no estaban. Ahora uno de sus compañeros de trabajo, quien estaba monitoreando un Ala completamente diferente, informaba que acababa de verlos.

Cuando toda la atención se dirigió al nuevo monitor, los hombres desaparecieron una vez más, y un examen posterior encontró que desaparecieron por completo de las grabaciones de vigilancia.


O5-4 desechó su cigarro barato con una mano y pulsó uno de los botones en su monitor con la otra. Una mujer robusta con ojos afilados apareció en escena.

Después de exhalar algo de humo, el O5 se sentó y entrelazó sus dedos, pero solo con los suyos. Sus llamados recientes solo mostraban una silueta genérica. "Dziekan. Espero que todo esté bien".

La Directora de Sitio se inquietó. Pero solo un poco. "No tanto, señor, Redd de alguna manera logró entrar en el Sitio con Perdido y Miedo. Más que solo eso, transmitió un mensaje desde algún lugar de la instalación. Y ha hecho demandas"

El peso del silencio de su superior intranquilizó a Dziekan. Tras varios segundos, O5-4 dejó salir un breve respiro y dijo: "¿En algún lugar de la instalación?"

"Bueno, señor, no reconozco el área. Parecía ser una recepción médica, pero definitivamente no conozco ninguna así. Junto a él había una joven con el estómago hinchado. Él la llamaba Katherine, pero no tenemos algún sujeto o archivo que contenga ese nombre".

El nombre presionó fuerte sobre el pecho del Supervisor. Respiró lentamente, lenta y profundamente en un esfuerzo por calmarse, pero cada inhalación solo se lo hacía más difícil. Como si estuvieran en piloto automático, sus manos abrieron una caja de cigarros. El encendedor prendió el extremo de uno de estos e inhaló profundamente su tranquilizador veneno. Al exhalarlo, se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, pero decidió que lo disfrutaría mientras pudiera. ¿Cómo mierda pudo Redd enterarse de 231—

"¿O5-4? ¿Sigue allí?"

Salió de su aturdimiento, pero solo ligeramente. "Dziekan. Correcto. Si. ¿Cuáles fueron sus demandas?"

"Que personalmente fueras a verlo o mataría a la chica"

Su siguiente inhalación convirtió la mitad del cigarro en cenizas. "¿Y?"

"Nada más. Solo quiere que lo vea en persona".

O5-4 observaba su mano temblar, haciendo que el humo zigzagueara en el aire. "¿Qué fue lo que le dijiste?"

"Que te lo notificaría".

"No le dijiste nada sobre que contra el protocol no es probable que eso suceda, ¿Verdad?"

"No me pareció prudente dado el contexto"

Se terminó su cigarro. "Si los dos seguimos vivos mañana, recuérdame darte un aumento salarial".

"¿Señor?"

Colgó el teléfono.


Una puerta chirrió al abrirse solo para revelar otra. O5-4 entró y miró al hombre apoyado contra la pared, con una vía intravenosa en el brazo, Señor Miedo lo miró y dejó salir una sonrisa. Tal contracción quitó un poco del óxido de su rostro a la vez que dejó fluir sangre desde los bordes de su boca. Ninguno de los dos dijo nada cuando el Supervisor por delante de los Pequeños Señores, echó un vistazo a la bolsa con morfina, y atravesó la segunda puerta, una oxidada.

Consideró comenzar a correr por el pasillo. Algunas de las baldosas se agrietaban bajo sus pies y, cuando llegó a las puertas dobles, estas se encontraban abiertas, con el oxido vistiendo sus bisagras. "I: 1-7 Os: Ker" era todo lo que podía verse en la placa junto a las puertas.

El oxido comenzaba a aferrarse a la maquinaria, pero la transmisión de la habitación de SCP-231-7 todavía seguía funcionando. El Supervisor Cuatro se preparó antes de mirar.

Una joven yacía en una cama de hospital, con su vientre embarazado y cubierto por una bata quirúrgica. Parecía bastante tranquila dadas las circunstancias, pero por su situación general, probablemente no había mucho más que pudiese molestarla.

Junto a su cama se encontraba un hombre con un chaleco rojo, su chaqueta colgaba del respaldo de su asiento. En una mano sostenía el tobillo de un hombre oxidado que intentaba escabullirse, y en la otra, un libro para niños.

El único sonido en la habitación era Perdido gimiendo mientras su cuerpo se oxidaba a la vez que luchaba contra las baldosas desmoronándose, y Red leyendo con una voz cálida.

O5-4 encontró el intercomunicador y presionó el botón. Katherine hizo una mueca ante el sonido que hizo el sistema al encenderse y Redd ladeó la cabeza ante este.

"Bien, Señor Redd. Aquí estoy"

Redd liberó a Perdido y lentamente se giró para meter una mano en su chaqueta y así poder sacar un trozo de papel. Marcó el lugar en el que iba en la historia y cerró el libro, dejándolo sobre la cama. Cuando Redd miró la cámara, O5-4 vio escamas de marrones y negras en la piel de Redd, luego un rayo rojo chispeó a su alrededor, revelando una piel suave.

Redd sonrió. "Por favor, no existe la necesidad de llamarme 'Señor' así tan formalmente. Todos somos amigos aquí. Soy Redd abre paréntesis descontinuado cierra paréntesis. Pero mis amigos me dicen Redd. ¿Cómo estás, Cuatro?"

Amabilidad no era lo que el O5-4 se esperaba. Unos pocos momentos pasaron, con solo el sonido de Perdido golpeando la puerta de fondo, antes de que Redd inclinara su cabeza y saludara a la cámara. O5-4 aclaró su garganta y dijo, "He estado mejor, Redd. Has estado causando un montón de problemas últimamente. ¿Qué es lo que quieres?"

Redd se encogió de hombros teatralmente, extendiendo sus palmas. "Perdón por eso. Aunque creo que fui claro respecto a eso en mi vídeo de antes. Quiero verte, cara a cara. Sin cámaras, sin intercomunicadores. Sin trucos, sin clones"

¿Era eso un cuchillo en la mano de Redd? No, nada. Un engaño de la luz, una malfunción en el vídeo.

"Antes de eso, tengo una pregunta. ¿Cómo llegaste hasta aquí?"

"Caminando"

"El Sitio estaba sellado y fuiste capaz de evitar las cámaras de vigilancia en la mayor parte de tu viaje a pesar de que teníamos un satélite destinado a rastrear al Señor Perdido. Y de algún modo no solo sabías de esta Ala, sino que también cómo acceder a ella".

"Como dije, solo caminé. En cuanto a lo que sabía, llámalo información privilegiada. Ahora, por favor entra aquí".

De nuevo, un atisbo negro pareció aparecer en su mano. Una sombra dentada que jugaba perturbadoramente con la iluminación de la habitación.

Con gran inquietud, O5-4 abrió la puerta contra explosiones y esquivó a Perdido quien corrió afuera a toda velocidad apenas tuvo la oportunidad. Después de ver al Pequeño Señor correr por el pasillo, el Supervisor entró en la habitación. Olía a desinfectante y lilas, gracias al pequeño aromatizador al lado de la cama. Sintió que su corazón martillaba con fuerza su garganta mientras observaba a Redd, así como apretado cuando la niña lo saludó moviendo su mano.

Redd hizo un gesto hacia el sillón en el lado opuesto de la cama. Una vez que ambos estuvieron sentados, Redd juntó sus manos la una con la otra y suspiro.

"Así que, esto es todo", dijo Redd. "El final. El breve período de tiempo después de una larga frase que gotea un líquido con sabor a libertad. ¿Cuánto tiempo llevas desempeñando tu trabajo?"

El Supervisor se quedó en silencio.

Redd sonrió. Cuatro habría jurado que las luches en el techo habían tomado un tono ligeramente sangriento.

"Yo," Redd finalmente dijo., "he sido un Pequeño Señor por... ¿Veinte años? Algo así. Y déjame decirte, ha sido difícil".

Redd bajó la mirada a la daga que tenía en la mano, la cual ahora lucía demasiado real. Con un movimiento similar a una reverencia, levantó y arrastró la sombra contra su propia garganta, cortando tan profundamente que su tráquea expuesta podía oírse silbar suavemente. El rojo corría por su camisa. Pero se aferraban a lugares extraños, dibujando runas que se encontraban al borde de la memoria del Supervisor. Una luz como relámpagos salieron disparados hacia el interior de la herida, y entonces la sangré fue drenada a medida que las chispas rojas curaban la herida.

El Pequeño Señor tomó otro respiro, "Y no hay forma de evitarlo. No deja que me vaya. Mientas esta estúpida bola gigante de suciedad siga girando, yo estaré aquí. Inmutable. Inmortal. Incapaz de sentir nada más allá de una cegadora rabia".

Redd sonrió de nuevo. "Pero, ¿Y si detengo los giros? ¿Y si pudiera detenerlo todo? ¿Y si pudiera hacer algo para dejar de sufrir? Tendría que intentarlo, ¿Verdad?"

"Si esa es tu intención, ¿Por qué me traes aquí? ¿Por qué arrastrar a esos otros dos?"

"Creo que necesitaba algún tipo de... clausura," dijo Redd, con ojos distantes.


Caminé. No sé cuanto tiempo, pero lo hice. Es todo lo que sé. De alguna manera, terminé en los Wonderworks, el lugar que me había eludido por tanto tiempo. Y estaba funcionando. No estaba el viejo, pero el lugar seguía bullicioso de todos modos. Ella estaba allí. ¡Era hija de los malditos Dioses! ¡El oh, qué amable Isabel! ¿Pero que le podría hacer? Era de mi misma clase, en cierto modo. Me preguntó por qué ustedes malparidos no me habían recolectado aún. Realmente no tenía una respuesta, pero me dije a mi mismo, ¿Por qué no? No es como si tuviera algo más que hacer. El suicidio no era una opción, ¡como pudieron ver!

Pero a medida que me acercaba, sentía algo. Un ardor que se clavaba en mi alma — si es que alguna vez tuve una. Había una cosa, encerrada en el agujero en donde estaban encerrados mis hermanos. Me habló de formas que nunca podré transmitir. Es sólo que. Mierda. Me sentí bien. Y lo sabía. ¡Lo sabía! Siempre sentí que yo solo estaba destinado a sentir ira, ¡pero todo este tiempo yo estaba destinado a ser el Rey!

¿Sabían que los dioses no pueden morir? Simplemente... desaparecen, esperando a que su tiempo regrese. Pero aún así dejan cadáveres. Algo en donde meter las manos y aprovechar el poder que haya podido quedar. El viejo debe haberse desesperado. Latón no era suficiente, ni siquiera era tan grande como el cadáver del que salió. Un universo Quebrado produce poder Quebrado, y la astilla de un fragmento de algo no vale mucho. Así que él intentó hacer algo un poco más intacto y...

...

¿De qué estaba hablando? ...espera. Espera, no...

...

Solía decir que tengo estos momentos... lúcidos. Es como — ¿Usas lentes? Te ves como del tipo que usan lentes. Ese breve momento cuando te los pones y tus ojos miran todo a través de ellos. Y luego todo parece distorsionarse a tu alrededor, el vidrio te hace ver todo más grande y claro, el mundo se expande a la vez que el filtro también lo hace. Con el tiempo, si los usas lo suficiente, dejas de ver los marcos, y ya no sientes los brazos en tus oídos.

...

Ya no sabría decirte si mi humanidad es la prescripción o el astigmatismo.

Y no me importa. Estoy tan, tan harto de todo. Mis ojos están tensos al punto de sangrar y no puedo cerrarlos. Pero al menos eso significa que podré ver el final.

Redd eventualmente salió de su trance. "Mira, quiero que tengas esto". Quitó el marcapáginas de su lugar y lo desdobló antes de entregárselo.

O5-4 miró la lista. Una línea en particular llamó la atención de sus ojos.

14. Sr. Redd (descontinuado) ✔

El hombre se quedó quieto por un momento, con los ojos desenfocados. En algún lugar de su mente, el vigésimo puesto estaba lleno. Se inclinó a la derecha, extendiendo su mano como si estuviera listo para soportar el peso. Luego de un momento, recuperó el equilibrio, y examinó su mano derecha, y después la izquierda, flexionando y aprentando. Se levantó y examinó la habitación.

El O5-4 inhaló.

El Señor Coleccionista exhaló.

Coleccionista se metió la mano en el bolsillo y sacó un troo de papel, sin pintar, a pesar de sus confines.

Dejó salir una pequeña sonrisa. El papel entre su pulgar y su dedo medio se rompió, y una burbuja se formó alrededor de lo que quedó. Flotó justo por encima de su palma, rebotando en ella cuando la tocó. Le dio a la parte superior de la burbuja una palmadita ligera y reventó lejos, para cuando se necesitaa más tarde.

"¿Cómo te sientes?", preguntó Redd desde su asiento.

"Mejor de lo que me había sentido en años", respondió Coleccionista. Cuando habló, Redd se levantó. Entrecerró los ojos. "¿Y tu?"

"¡Tu—!", Redd se levantó, cuchillo en mano.

Coleccionista confinó lejos el cuchillo en una burbuja, la que se elevó fuera del alcance de Redd. Redd sacó otro de su manga y se lo arrojó, solo para que terminara siendo encerrado en otra burbuja. Con el color rojo en su rostro, Redd empuñó con fuerza su mano haciendo aparecer otra daga a la vez que la dirigía contra Coleccionista. Coleccionista atrapó el golpe y una burbuja sedosa envolvió la mano de Redd. Tiró y tiró, pero solo pude liberarse cuando dejó ir a su cuchillo sombra.

"¿¡Cómo!?", preguntó Redd. "¡Deberías estar muerto! ¡La chica me dijo que estabas muerto!"

"Probablemente lo esté. El yo al que le estás hablando es simplemente una copia, hecha antes de que el Señor Olvidadizo 'me borrara' de mi anterior cuerpo. Lo que sea que quedaba en el cuerpo de Isiah Crawford después de eso, era el Doctor Wondertainment, aunque con un poco mucho de La Fábrica en la mezcla para mi gusto. Supongo que puedo recordar todo eso porque Olvidadizo no pudo llegar a mi ya que yo no era más que una potencia de mi mismo. ¿Recuerdas al Señor Loco?"

"Él era un put— ¿entonces todos éramos simples pruebas? ¿Parte de un puto campo de entrenamiento?"

"No todos ustedes, no", sonrió el Señor Coleccionista, aka Doctor Wondertainment. Carecía de su antiguo brillo arcoiris, pero resplandecía de todos modos. "Olvidadizo y Rayas para cubrir mis huellas, el hermano del último para traerlos a todos aquí...", su sonrisa desapareció. "...Miedo. Ejem. La verdad sea dicha, todo este concepto del Coleccionista nació bastante tarde en el desarrollo del proyecto. En la mayoría de los casos solo quería ver como salían las cosas. ¿Cómo está Isabel?"

Redd frunció el ceño. "¿Entonces para qué fui hecho?"

El viejo entrecerró sus ojos, que ya no eran realmente los suyos. "Hmm. Tu eras una apuesta, supongo. Por supuesto, cometí un grave error— como dicen, siempre apuesta por el negro".

Redd agarró a Coleccionista por el cuello. "¿Tu crees que esto es una puta broma? ¿Que de alguna forma soy gracioso?"

"No realmente. Mis disculpas, estaba tratanto de aligerar el ambiente. ¿Qué te gustaría que dijera? ¿Qué eras un defecto? ¿Que condencé un poder mucho más destructivo de lo que podría haber imaginado y lo inyecté en las venas de algunos hombres jóvenes para estabilizarme? Intenté cambiarte, pero simplemente no lo harías mucho. Así que te volviste Redd."

Redd lo soltó, con inexpresividad en su rostro. "Entonces, soy un error".

Coleccionista se enderezó su corbata. "Yo más bien diría que... una desafortunada sorpresa. Pero, ¿A quién no le gustan las sorpresas?"

"Ja..." Redd se tambaleó hacía atrás, sonriendo. Tardó varios segundos que su rostro cambiara de expresión. "Te mostraré una sorpresa".

"¿A qué te refieres?"

La sonrisa en la boca de Redd era casi tan filosa como la de los cuchillos en las burbujas de Coleccionista. "Eso sería decirlo todo, querido padre. Y las sorpresas no deben arruinarse".

Redd se deslizó junto a la cama de la niña y le sonrió. Katherine le devolvió la sonrisa, e inclinó su mirada ocasionalmente hacia el otro Señor. Redd se sentó, con el impacto haciendo rebotar al libro fuera de la cama. Dejó salir una risa mientras se inclinaba a recogerlo.

Redd dejó el libro en el centro de la cama. Trazó un cuchillo curvado en la cubierta. Una chispa roja seguía la yema de su dedo, delineando el arma. Una vez completado, parpadeó de rojo y se llenó de negro. Redd deslizó el cuchillo entre sus dedos como si fuera una tarjeta y la sostuvo frente a Coleccionista para que la viera. Cuando Redd la sostuvo frente al rostro de Coleccionista, parecía ser simplemente una tenue línea negra con una luz parpadeante.

"¿Estás lista?", preguntó Redd a Katherine en voz baja.

La niña dio un par de respiros. "¿Estás seguro que puedes? No quiero que Él se lastime".

Redd hizo girar el cuchillo con una mano y cepilló el cabello de la chica con la otra. "Estas personas pueden haberlo encerrado lejos, pero yo tengo la llave".

Con dedos temblorosos, levantó su vestido para exponer su vientre. Líneas marcaban su piel hinchada, opaca y oscura. Crujieron como carbón cuando Redd los tocó. Katherine se acomodó y cerró los ojos.

El retorcido escalpelo se deslizó dentro de ella, la hoja era tan fina que ella no hizo ni una mueca de dolor. Pero cuando Redd atravesó su piel, ella comenzó a gritar. Las runas en su piel chisporrotearon a medida que Redd las atravesaba, dejando salir vapor al aire. Dentro de la niña, el rojo y el púrpura palpitaban y se retorcían, mientras su útero era mutilado y expandido. Aplastado y retorcido a la vez que sus gritos de dolor se mezclaban con sollozos.

Todo el tiempo, Coleccionista se mantuvo impasible a los pies de la cama. Si se veía como malo, ahora había empeorado, pero un puñalada de culpa lo golpeó al recordar a Dulce. Con suerte ella al menos le hablaría cuando la encontrara. Coleccionista dejó ir sus pensamientos cuando Redd aclaró su garganta, cuchillo en mano y sobre el desastre.

"No te desconcentres, anciano. Estas a punto de presenciar el nacimiento de una nueva era o, al menos, la muerte de esta".

El cuchillo cayó.

En lugar de cortar o rasgar el tejido, la daga simplemente se hundió en el. Negro dentro de un rojo moteado. Pero mientras era tragado, se mostraba un pinchazo de un color rojo brillante. Hubo un momento de quietud, incluso para la niña, mientras que las sombras proyectadas sobre sus intestinos se arremolinaban en el rojo.

La habitación derrepente comenzó a sentirse demasiado pesada. El olor a hierro era casi palpable, y un fuerte sonido de desgarro era lo único que acompañaban a los gritos reanudados de Katherine. Carne endurecida que combinaba el color de un sol moribundo con el de sangre y placenta. Presionó en todas partes de la habitación, en las paredes, debajo de la cama, incluso dentro de los habitantes. El techo comenzó a resquebrajarse, y luego el sonido de desgarro se intensificó lo suficiente como para ahogar los sollozos.

El techo explotó. La tierra y concreto sobre este fueron aniquilados a la vez que la cosa se elevaba, nivel tras nivel subía a la vez que crecía y se expandía. Eventualmente, el Sitio-██ estuvo expuesto al aire libre, donde las nubes oscuras del cielo eran golpeadas por un par de alas inversas. Once bocas crujieron y se abrieron para dar sus primeras respiraciones.

El personal de La Fundación miró boquiabierto. A cierta distancia, los civiles podían al menos ver la punta de los cuernos, entrando en pánico. Abajo, en la sala médica, el trío seguía allí. Un fino cordón umbilical conectaba a Katherine con su hijo. Redd se rió y señaló la monstruosidad a la agotada niña. Coleccionista golpeó el costado de su cabeza y una burbuja se formó a su alrededor.

El Séptimo Hijo habló. Las nubes se rompieron y el cielo se quebró por el peso de sus palabras. El aire mismo sabía a sangre. Todos los que se encontraban al alcance de su poderosa voz sintieron el carmesí salir por sus oídos, con la excepción de un solo hombre que se encontraba parado en el medio de todo. Su burbuja vibró arcoiris contra la arremetida, pero siguió en pie.

"¿¡Lo ves!?", gritó Redd, pero nadie pudo oírlo por el ruido. Tocó la sangre que salía de su oreja y se la mostró a Coleccionista. "¡Se acabó! ¡Finalmente puedo terminar!"

Una vez que la burbuja dejó de temblar, Coleccionista la rompió. El mundo estaba en silencio, esperando las siguientes palabras del Hijo. Tomó el cordón umbilical en su mano y se lo ofreció a Redd. Una sonrisa crujió en la cara de Redd. De la nada, sacó otra daga, y sin ceremonia ni aviso previo, separó a la madre de su hijo.

Sabiendo esto, el Séptimo Hijo tomó otro respiro. Cuando Él habló de nuevo, sus palabras cayeron en oídos sordos. El aire a su alrededor brillaba levemente, reflejando un arcoiris en algunos lugares.

Coleccionista bajó su mano desde donde había tocado al engendro del Rey Escarlata. Algo se quedó pegado a su mano, que limpió en la sábana. Aclaró su garganta y ajustó su corbata.

Tras un momento, miró a Redd, con una pequeña sonrisa en sus labios. "Lo siento tanto, me temo que no pude escucharte con todo ese ruido. ¿Qué estabas diciendo?"

Redd no dijo nada. No hizo nada, por un corto período de tiempo. Entonces su ojo se crispó. Miró el brillo de la burbuja alrededor del Séptimo Hijo, a la mancha en la sábana. Las manos huesusas palmaban sus ojos, frotando cualquier sin sentido que nublaba su visión. Cuando volvió a mirar, la escena era la misma.

"...No", dijo finalmente Redd, con una espada en su mano. La levantó y clavó en la burbuja. Luego salió volando de su mano tras la burbuja presionar contra ella. "No".

Coleccionista miró a Redd atacar la burbuja una y otra vez con una variedad de armas de sombra. Luego de que una decena o más de armas estuvieran incrustadas en la pared detrás de él, Redd se cortó las manos y clavó el rayo escarlata dentro de la burbuja. No hizo nada más que iluminarla.

"¡No!", repitió Redd, ahora mirando a Coleccionista. "No".

"Disculpa, ¿esto te distrae?", dijo Coleccionista. Levantó su mano y tironeó al Séptimo Hijo, ahora del tamaño de un tritón, contenido dentro de la burbuja en la palma del Pequeño Señor. "Creo que no me lo quedaré".

Redd vio a su salvador desvanecerse con el sonido de un pop. Con la boca abierta, dirigió la vista a su Reina. No podía ni mirarlos, con sus ojos llenos de lágrimas. Sus respiraciones eran breves e irregulares. Redd apretó sus dientes y miró a Coleccionista.

Con la boca llena de sangre y oscuridad, Redd gritó, "¡No!"

Avanzó tambaleándose, con cuchillo en mano. Y se lo enterró en el pecho a Coleccionista.

"¡No!", gritó Redd, rociando la sangre de su boca en la cara de Coleccionista. Sacó el cuchillo de su hermano/padre y continuó apuñalándolo. "No, ¡No! ¡NO!"

Sangre era rociada con cada apuñalada que el cuchillo propiciaba. Las gotas se congelaban en el aire, y se transformaban en burbujas de sangre. El color en el rostro de Coleccionista desaparecía a medida que el de Redd ganaba más y más.

"No...", susurró Redd, perdiendo el aliento. Dejó caer su brazo, haciendo un gran corte en el estómago de Coleccionista. El cuchillo cayó y se desintegró, fundiéndose con la sombra proyectada por el último orbe de sangre. Una gota de lágrima cayó encima de este último. "No...".

Coleccionista/Isiah abrazó a su hermano/hijo. Redd sollozó en su hombro. Cuando su llanto comenzó a debilitarse en fuerza, Coleccionista llevó a Redd de regreso a su asiento. Redd se sentó de golpe y se envolvió en su chaqueta. Con un movimiento de muñeca, Coleccionista atrajo los orbes carmesí devuelta a su cuerpo. Cuando terminó de recolectar lo que las armas de sombra le quitaron, recuperó el color de su piel, aunque se movía lentamente. Hizo estallar todas las armas, excepto una. La sacó de su burbuja y la dejó en el brazo de la silla, entre Redd y Katherine.

"No puedo decir que fue así como visualicé la reunión familiar", reflexionó Coleccionista. "Pero creo que puedo darles al menos un regalo".

Redd casi se rió. "¿Qué podrías darme?"

Redd parpadeó. Miró al remolino de odio burbujeante frente a él. Hizo una mueca cuando desapareció con un ligero toque de Coleccionista. El vacío lo llenó. Un vacío maravilloso y calmante. Tranquilidad, simplemente serenidad.

Redd se acomodó en donde Coleccionista lo había empujado. "¿Se... se fue?"

Redd casi saltó de su silla. "¡La chica! ¿Podrías... sacar lo que sea que le hicieron afuera? ¿Hacer que esté bien?"

"No creo que le hayan hecho nada malo", dijo Coleccionista, mirando a Katherine. "Si el Rey Escarlata pudiera entrar en este mundo sin la ayuda de la humanidad, ya lo habría hecho. Ella eligió esta vida para él. No hay nada que pueda quitarlo, excepto..."

La daga negra parecía tratar de atrapar la luz en su mano.

"Al menos déjame a mi hacerlo", instó Redd.

"No te lavé la sangre de las manos para que te las vuelvas a ensuciar, Redd", respondió Coleccionista. "¿Qué son unas pocas gotas más en las mías?"

Se quedó en silencio por un momento, y luego Redd dijo: "No creo que realmente quiera seguir teniendo este nombre".

"¿Oh?"

Cerró sus ojos. El rojo mar turbio de su mente era ahora de un azul calmado. "Estaba pensando en Bluee".

"Bluee"

"Con dos E's"

Coleccionista soltó una carcajada. "Así sea. Disculpa mi mala pronunciación, Bluee"

Se acabó rápido. Bluee encontró difícil mirarla, así que la cubrió.

"¿Y... ahora qué?", preguntó Bluee.

"Ahora entrarás en una de las cajitas de La Fundación, justo como tus hermanos", dijo Coleccionista

"¿Qué? ¿Eso es todo?", Bluee se puso de pie. "No, eso no es justo, no puedo terminar como-"

Coleccionista levantó una mano, y Bluee guardó silencio. Coleccionista metió su mano lentamente en su bolsillo, como el viejo que parecía ser. "Puede que ahora estés libre de la marca del Rey Escarlata, pero no de la de Wondertainment. Estoy en el cuerpo de un Supervisor de La Fundación ahora. Tenemos que actuar como tales".

Coleccionista finalmente desenvolvió el papel que sacó de su bolsillo antes, y se lo ofreció a Bluee, quien lo tomó con cautela.

¡WoW! ¡¡Los encontraste a todos y te convertiste en el Sr. Coleccionista!!

¡Pero la diversión aún no acaba, porque toda una nueva serie de Señores estará pronto en desarrollo, traídos a ti por la Srta. Heredera!

Bluee volvió a mirar el papel.

¡Pero la diversión aún no acaba, porque toda una nueva serie de Señores estará pronto en desarrollo, traídos a ti por la Srta. Heredera!

Bluee levantó la vista.

La sonrisa de Coleccionista tenía más fuerza que el resto de todo su cuerpo combinado. "Porque aún no hemos terminado".

Notas al Pie:

  1. SCP-2148 puede ser algo curioso a veces
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.